El nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en declaraciones a El País (ver noticia íntegra en este enlace), anunció que el Gobierno liberará los peajes de las autopistas cuya concesión de cincuenta años termine entre este ejercicio y 2021, revirtiendo al Estado a su vencimiento.

Esa decisión afectará directamente a la AP-1 entre Burgos y Armiñón (Álava), de 84 kilómetros y vencimiento el 30 de noviembre de 2018 (en este enlace pueden leer la nota de prensa emitida por el Ministerio). También a la AP-7 entre Alicante y Tarragona, y al tramo de la AP-4 entre Sevilla y Cádiz, cuyas concesiones expiran el 31 de diciembre de 2019 y cuentan con 468 kilómetros en total.

Ese anuncio deja fuera a las autopistas segovianas (ver noticia de El Norte de Castilla aquí). Ninguna de las tres (AP-6, AP-51 y AP-61) entran dentro de los planes inmediatos de liberalización de los peajes. El avance del nuevo titular de la cartera de Fomento afecta a las concesiones cuya caducidad es anterior a 2021. Ninguna de las tres vías de alta capacidad gestionadas por Castellana de Autopistas, después de la absorción de Abertis a principios de año, acaba en ese plazo estipulado por el Ministerio de Fomento.

20/06/2018