Informa Transporte Profesional que la Diputación Foral de Guipúzcoa, imitando el sistema de cobro de peajes a camiones implantado en enero de 2018 en la carretera N-1 y en la autovía A- 15, continua en su política recaudatoria.

Desde el 18 de enero está en marcha un nuevo peaje, en este caso en la autovía A-636, que conecta Beasain con Bergara, basado en el establecimiento de pórticos de control para el pago del peaje en la propia vía, de modo análogo a como se estableció en la primera ocasión.

A diferencia del sistema establecido en su día en la N-1 y A-15, el nuevo peaje en la autovía de Bergara no sólo afectará a los camiones sino también a los autobuses y vehículos turismos, exceptuándose sólo las motocicletas, por lo que los más de 9.000 vehículos que transitan por dicha vía cada día deberán disponer de algún dispositivo o sistema electrónico que permita el pago del peaje.

Los peajes se establecerán en tres tramos de la autovía controlados mediante pórticos, siendo el importe total del peaje de 2,53 euros para vehículos turismos y de 5´15 euros para pesados (más información en este enlace).

El Comité Nacional de Transporte por Carretera están estudiando la posibilidad de impugnar judicialmente la tercera Norma Foral aprobada por las Juntas Generales de Guipúzcoa el pasado mes de diciembre para tratar de reestablecer el cobro del peaje a camiones en la N-1 y la A-15, que fue paralizado el pasado mes de octubre, y que ha permitido a la Diputación de Guipúzcoa recaudar un importe superior a los 38,5 millones de euros.

Cabe recordar que esta nueva versión que se pretende poner en marcha a finales de 2022, y que aún no ha recibido el visto bueno de la Comisión Europea respecto a su cuantificación tarifaria, propone incrementar de forma sustancial el importe de los peajes, llegando a triplicar el peaje hasta los 14´80 euros, frente a los 5´94 euros que pagaban los camiones antes de su anulación.